Aumenta tus ventas con vídeo

La mayor parte de los clientes, cuando hablamos de video marketing, siempre llaman para lo mismo: tienen un producto y quieren o un vídeo o unas fotos muy buenas para poder venderlo mejor, hacer su cartelería, web, redes sociales, etc.

Muchos de ellos ni siquiera piensan en que el vídeo puede utilizarse para muchas otras fases del proceso de compra y se centran en el tan conocido y abundante “vídeo de producto”, algo donde se refleje cómo es, para qué sirve y además tenga una musiquita pegadiza.

Bueno, pues hoy hablamos de esto. De los vídeos de producto. Pero vamos a darles una vuelta, a clasificarlos y poner un poco de orden para saber cuál y cuándo nos conviene.

Definición

Podemos definir brevemente los vídeos de producto como los contenidos en formato audiovisual destinados a comunicar los beneficios y/o características de un determinado producto o servicio.

La mayor parte de los consumidores perciben el vídeo como el canal más adecuado para describir los productos. Es cierto que por el momento es la manera más fácil y eficaz para hacernos una idea de su forma, funcionamiento, estética y casi todo aquello que podríamos observar si estuviéramos haciendo una compra offline.

En un futuro muy cercano casi seguro que el vídeo plano empezará a verse desplazado por sistemas interactivos y sobre todo por sistemas de realidad aumentada y realidad virtual, pero por el momento lo más accesible y práctico en 2017 es el vídeo tal y como lo conocemos.

Complementa con otros medios

Antes de continuar una breve nota. El vídeo es muy potente y tienen capacidades que otros canales no tienen. Pero no dejemos de utilizar otros medios como el texto ya que para determinadas situaciones es mejor que el vídeo. Lo más evidente es, por ejemplo, una hoja de especificaciones. Si tenemos que contar toda una serie de características dentro de un vídeo el usuario tendrá que esperar a que llegue la información que él quiere, o por el contrario saltar de segundo en segundo buscandolo. Pero un texto simple junto a la descripción del producto es más visible y simple para el usuario mejorando mucho su experiencia de compra.

Para productos, servicios o gamas

La clave principal para diferenciar un vídeo de producto frente a cualquier otro contenido audiovisual destinado a la venta o captación de leads es que debe hablar sobre un determinado producto o gama. Esto excluye vídeos branded content o corporativos donde se vende la marca como concepto general, también excluye los vídeos formativos o educativos donde aunque se intente establecer una relación con la marca, no se exhibe y publicita un producto concreto.

Por ejemplo, un comercial en televisión sobre una conocida marca de seguros donde no se vende un seguro concreto pero sí la marca X como proveedora de seguros en general seguiría siendo un vídeo de producto (digamos que de todos los productos que ofrece la marca X), y no lo confundimos con un branded content o un corporativo.

Voy a hacer ahora una clasificación que nos ayude a entender varios tipos de vídeos de producto y en qué situaciones los podemos utilizar. Esta clasificación es algo personal que yo utilizo para incluso ordenar mis propios pensamientos, así que no la busques en ningún libro de texto de marketing porque dudo mucho que la encuentres 🙂

Anuncio comercial

  • Es el típico anuncio que vemos en televisión sobre una colonia, un coche, un detergente o una crema.
  • Evidentemente el espectro de creatividad y presupuestos es infinito y así podemos encontrar auténticas obras de arte o bodrios infames que dan ganas de cambiar de canal.
  • Tratan de presentar el producto de la forma más elegante y cuidada, añadiendo a la par conceptos o valores de marca para reforzar el mensaje, cosa que no ocurre normalmente en las demos de producto.
  • Normalmente se añaden a canales de televisión o plataformas como youtube.
  • Son publicidad intrusiva, generalmente no están en consonancia con lo que el consumidor quiere en ese momento y de alguna forma “se les molesta” a cambio de ofrecerles otro tipo de contenidos de forma gratuita. Sin embargo esta apreciación está más relacionada con el momento y lugar donde se muestran los anuncios que con la propia calidad o producción del vídeo.
  • Los comerciales existen y seguirán existiendo pero la tendencia a una publicidad más nativa, más relacionada con la experiencia del usuario y lejos del intrusismo es clara y hacia ahí debemos dirigir nuestras estrategias.
  • Ejemplo: dollar shave club, envían a tu casa maquinillas de afeitar por un dólar al mes.  https://www.youtube.com/watch?v=ZUG9qYTJMsI
  • Ejemplo: Aplicación para temas financieros

Unboxing

  • Este modelo ha proliferado mucho gracias a youtube y a los millones de voluntarios que han decidido grabar como desembalan un producto cuando lo van a usar por primera vez.
  • La verdad es que no tienen mucho misterio, se pueden hacer más o menos cuidados estéticamente.
  • Pueden aportar mucho para aquellos leads que están en el proceso de compra y están evaluando entre diferentes productos ya que les da una visión real de qué es lo que se van a encontrar cuando lo compren.
  • Ejemplo: Un unboxing de zapatillas:  

  • Ejemplo: Unboxing un water para gatos:  

 

Demo de producto

  • Serían algo así como lo que viene después de un unboxing, es decir, alguien nos muestra cómo es el producto, el aspecto que tiene, estética, acabados, funcionalidades, características en general.
  • Como todos los vídeos de producto pueden ser un refuerzo a la hora de tomar la decisión de compra o pueden servir también como mejora de la experiencia de usuario una vez que lo ha comprado.
  • Ejemplo: 3d animado para un regulador de gas:  

Testimonios

  • Este es quizá uno de los más importantes ya que una persona comunica al posible comprador su experiencia de compra. Son algo así como la evaluación de producto que hacemos en muchos ecommerce poniendo estrellitas.
  • Los teóricos hablan de KNOW – LIKE – TRUST, bien, pues los testimonios son una de las mejores herramientas para llegar al TRUST y dar paso a la compra.
  • La desventaja es que si es la propia marca quien produce el vídeo testimonial es muy probable que el consumidor no lo vea del todo honesto y rápidamente piense que es un timo y le están intentando dar un testimonio falso. Algo así como las estrellitas de evaluación que compran muchos vendedores en la tiendas on line.
  • Para que realmente gane en credibilidad el vídeo debería ser tratado con cierta independencia o presentado por alguien que ha demostrado previamente su imparcialidad. Hay empresas que contratan a youtubers y prescriptores que se les conoce “independientes” para que hagan los testimonios y revisiones de producto, a veces salen bien parados, otras veces no tanto, pero al menos el consumidor tiene una opinión fiable.
  • Como consejo, y para añadir fiabilidad, una de las mejores opciones es identificar a las personas que están dando su testimonio. No quiero decir nombre, apellido, DNI y lugar de residencia, pero sí algo como su cargo en la empresa o cualquier otro dato fiable que lo identifique como cliente. No uses nunca actores.
  • Ejemplo de cómo yo no lo haría:  
  • Ejemplos de cómo sí se pueden hacer: