Info-Vídeos para vender más

Vamos a hablar hoy de otro tipo de vídeos que pueden ayudarte dentro de tu estrategia de marketing, en este caso de marketing de contenidos. Recuerda que no todos los vídeos son iguales y tienen los mismo fines. Piénsalo bien antes de invertir dinero en este tipo de contenidos.

Vídeos educativos, informativos, o “InfoVídeos”

Bueno, la verdad es que con ese nombre de “educativos” parece que son vídeos para estudiar historia o ciencias naturales… pero nada más lejos de la realidad, en este conjunto, en esta tipología de videos encontramos una potente herramienta de marketing que puede ser un aliado muy podero para incrementar tus resultados.

Son vídeos que enseñan y tienen una finalidad claramente informativa y educativa. Muchas compañías los utilizan para crear contenidos dentro de una estrategia más general de marketing de contenidos.

No venden ningún producto directamente sino que cubren una necesidad formativa en diferentes áreas y utilizan en su base el principio de reciprocidad donde el cliente final queda con la sensación de débito, de agradecimiento hacia la marca que le ha proporcionado esa formación (esto no me lo he inventado yo, son leyes básicas de psicología).

En resumen, este tipo de vídeos tratan de llamar la atención sobre una marca o sobre una serie de productos/servicios gracias al aporte de contenidos útiles y formativos para los clientes.

Ejemplos claros pueden ser vídeos donde se enseñan recetas de cocina (producidos por una marca de electrodomésticos, por ejemplo), videos donde se enseñan técnicas de conducción (producidos por una marca de automóviles), vídeos sobre bricolaje (producidos por una marca de herramientas). Hay miles de ejemplos.

Uno de ellos puede ser este, donde nos dan consejos e información sobre la cocina sana:

Como decía antes el marketing de contenidos tiene una idea básica diferente al branded content. Crea contenido informativo, educativo, no tan emocional, sobre determinadas áreas de conocimiento. La empresa que los genera finalmente vende productos o servicios relacionados con los contenidos que ofrece en su estrategia.

Este tipo de vídeos pueden estar en la parte superior del embudo de conversión, pues pueden atraer nuevos clientes, pero también pueden ser decisivos en el proceso de compra y por supuesto mejorar la experiencia de usuario en la parte final del embudo. Es decir, son vídeos útiles en cualquier fase del “customer journey” y por eso son tan potentes a la hora de vender.

¿Por qué funciona en las tres zonas del embudo de conversión?

  • Por ejemplo, puede que yo no conozca una marca X de electrodomésticos, pero soy aficionado a la cocina y consumo muchos vídeos y tutoriales de cocina. Si de vez en cuando veo en estos un impacto publicitario sobre la marca estaré cayendo en la parte superior del embudo y puede que ésto me lleve a una compra futura.
  • Por otro lado, también podría estar ya en la parte media del embudo. Sé que quiero comprar un horno, o un roner para mi cocina, pero no sé cual, no me dicido. Pero como soy habitual de un canal de youtube de cocina donde siempre utilizar la marca X, esto puede ser clave para mi elección final porque me genera confianza y proximidad.
  • E incluso estando en la parte final del embudo, cuando ya has comprado el producto. El hecho de que tu marca disponga de un canal u otros contenidos que me ayuden a explorar y explotar al máximo mi producto también hará que esté más convencido de mi compra y en un futuro recomiende o vuelva a comprar en esa marca.

Otro ejemplo de cómo hace un porridge

Desde luego este campo de videotutoriales, “how to” y “explainers” es un enorme campo de publicidad que las empresas tienen que explorar.

A mi particularmente me gusta separarlos de los vídeos de producto. En principio y aunque la finalidad última es vender, muestran un contenido diferente. En los informativos el contenido puede no estar directamente relacionado con un producto concreto, mientras que en los vídeos de producto purtos sí que ocurre esto.

Imagina unos vídeos sobre cómo ahorrar combustible en tu camión, cómo acomodar mejor la carga o que te informen sobre la nueva legislación en materia de transporte, todo ello producido por una marca de camiones como Volvo. No se está vendiendo un modelo de camión en concreto, es decir, no hay un producto a la venta, pero mi relación con la marca queda establecida.

Otro ejemplo más, por si alguno no sabe afeitarse todavía…

Bueno, creo que la idea de un vídeo educativo o formativo queda clara.

Piensa siempre en tu estrategia global de marketing y a partir de ahí decide qué tipo de vídeos necesitas (u otro tipo de contenido multimedia). Si no lo tienes claro, llámanos, podemos ayudarte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *