Flipar a los clientes con videos Branded Content

En este mundo llenos de palabros ánglicos traducimos el “branded content” por “contenido de marca” y antes de nada definimos qué demonios es eso y para qué lo utilizan las empresas.

Mediante branded se crean contenidos relacionados con una marca concreta y los contenidos son los que hacen que se establezca una relación entre el cliente y la marca.

Uno de los objetivos principales dentro del branded content es dar a conocer los valores y filosofía de la marca por lo que se potencian mucho las producciones que envuelven historias humanas muy relacionadas con esos valores.

La marca debe estar implicada en la producción de esos contenidos y participar en ellos. No confundamos el contenido de marca con un patrocinio o con product placement.  

Tampoco debemos confundir el branded content con el marketing de contenidos, que son una serie de estrategias para detectar fuentes, crear contenido y distribuirlas mediante SEO y redes sociales. La función es algo más informativa, más educativa, tratando de instruir a los clientes en determinadas áreas de conocimiento, finalmente relacionadas con productos o servicios a la venta.

Así, por ejemplo, un vídeo sobre cómo funciona un electrodoméstico, un unboxing de un móvil o un vídeo sobre cómo mejorar la memoria de tu ordenador con una software sería marketing de contenidos. Proporcionamos información más o menos técnica, más o menos educativa para el cliente sobre un producto, cosa que no ocurre en un branded content.

Branded Content y Marketing de Contenidos tienen algunos aspectos en común. Uno de ellos es que son estrategias no invasivas, otro que crean contenido útil y atractivo para el usuario.

Los canales más habituales para esto son el vídeo y el podcast, aunque están muy por detrás de los contenidos escritos e imagen fija en blogs, webs y redes sociales. 

El branded content proporciona una buena alternativa a los medios de publicidad directa que han poblado internet en los últimos años. Cada vez más los navegadores incluyen bloqueos de anuncios y los usuarios saltan la publicidad en el mismo momento en el que detectan que alguien les está intentando vender algo. Sin embargo la naturaleza del branded content no es invasiva y funciona de modo indirecto. Atrae y empatiza a los prospectos y la conexión con la marca es indirecta, no intrusiva, pero efectiva.

Un ejemplo

Vamos a ver ahora un ejemplo de branded content. Una lección maestra de cómo atacar a las emociones y utilizarlas para asociarte a una marca:

Es una campaña de la marca Dove que puede resumirse en algo así como “eres más bella de lo que te piensas”. En el vídeo un artista hace retratos de diferentes mujeres sin verlas, sólo con las descripciones. Un primer retrato se hace con la descripción de la propia mujer y un segundo retrato con la descripción de otras personas.

No se anuncia un producto, no se habla de cualidades, ni de beneficios ni de características. Sólo de una idea y de sentimientos y así se asocian con la marca. 

Los contenidos branded content se crean para dar a conocer la marca de forma general, poner de relieve sus valores, emocionar y empatizar con el cliente de forma que éste vea que comparte los valores de la marca y por tanto acepta comprar sus productos. Podemos decir que está en los primeros pasos del embudo de conversión, son contenidos que atraen clientes a la parte superior del embudo.

Se pueden utilizar muchos medios para crear contenido de marca. Los más clásicos han sido los artículos escritos, eventos en redes sociales y desde luego muchísimos de los “anuncios publicitarios” que ponen en televisión. Últimamente lo hacen mucho las agencias para marcas de coche. Cada vez es más complicado encontrar un anuncio de un modelo de coche y lo que se ven son pequeñas películas que despiertan emociones o empatizan con el cliente para dar una imagen de marca.

El podcast también puede ser un aliado muy potente para estas estrategias. Crear programas radiofónicos con historias interesantes que de alguna forman queden relacionadas con la marca también es algo viable y muchas veces menos costoso que los vídeos.

Sin embargo el rey sigue siendo el vídeo. La capacidad inherente de contar historias de forma clara, concisa, universal y entendible de este medio hace que por el momento sea el medio más utilizado.

Presupuestos…

Si te estás pensando en incluir algún vídeo dentro de la línea de branded content en la estrategia de tu empresa seguro que tu siguiente pregunta es… ¿y cuánto costará?.

La respuesta ya la sabes: “depende”.  Estos contenidos permiten trabajar con fotografía, con vídeo, con animación, voz, música y toda una paleta de recursos narrativos. Se pueden contar historias muy potentes con una simple cámara de un móvil, no hace falta más. Si quieres calidad técnica y un aspecto cinematográfico, tendrás que apostar por equipos algo más caros y mayores gastos en producción.

Es imposible hacer un presupuesto genérico. Los costes de producción pueden ser tan económicos como unos pocos cientos de euros para cubrir una pequeña cámara y una edición en el ordenador, o mucho miles si quieres mejor equipo técnico y más cuidado estético. Además siempre tienes que añadir los costes inmateriales, es decir, la idea original, la creatividad y puesta en escena de esa gran idea.

El ejemplo de Dove que hemos visto arriba, digamos que la producción puede estar alrededor de unos 5000 euros. La idea y guionización…. lo que quiera el creativo. Sí así es, la genialidad, experiencia y sentimiento que tenga el equipo creativo no tiene tablas de precios.

Mi consejo es que inviertas más dinero en encontrar una historia potente que en la calidad técnica del vídeo. Si tienes los dos mejor, pero si tienes que sacrificar algo, sacrifica la calidad técnica en pro de un buen guionista y un soporte creativo de primera.

Otro ejemplo

Venga, para cerrar el artículo vemos otro ejemplo que (al menos en la parte técnica) lo puedes hacer por unos pocos cientos de euros si tienes unos amigos bomberos…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *